reurbanice_partidor

Una vez presentado el proyecto de revitalización del barrio de El Partidor nos tropezamos con la evidencia de que, en el actual estado de crisis económica, llevar a cabo ese proyecto es bastante complicado, sobre todo en los plazos que este barrio necesita, sin contar además con las dificultades políticas. Además encontramos un lugar plagado de derribos, solares, abandono, … ¿debemos condenar a sus vecinos a vivir en este ambiente urbano? ¿deben ellos resignarse? La respuesta es clara, en absoluto. Los habitantes de El Partidor se han caracterizado por ser gente que no se arruga y por ello realizamos con ellos, o mejor, ellos con nosotros, un pequeño taller reurbanice con el que definir que usos podrían darse en los solares para crear un ambiente agradable y con vida para este barrio.

El hecho del coste siempre se tuvo en cuenta y los participantes insistieron en actuaciones de bajo presupuesto, basadas en la reutilización, en la gestión de materiales ya adquiridos por el ayuntamiento y ahora en desuso y en la autogestión del proceso. También fue algo central del taller el mantener a los coches apartados del espacio público que iba a crearse, aprovechando el gran desnivel de la zona los aparcamientos se colocaron en la zona más baja para estar aislados y permitir, mediante un sencillo cambio de circulación, que se peatonalizase gran parte de la zona. Este fue el resultado:

Actualmente este plano de distribución de usos está en manos de una arquitecta que “traducirá” esto a dibujo a escala y realizará algún fotomontaje para ver el posible resultado sobre el terreno. Con este material se negociará con el ayuntamiento para ver las posibilidades de ejecución del proyecto.
Lo realmente positivo es que los vecinos no esperan, ya en su momento crearon un pequeño huerto y ahora siguen apropiándose del espacio haciendo reales sus deseos, dentro de sus posibilidades, ampliando ese huerto y creando espacios de jardín que ganan terreno a los coches, dueños exclusivos de estos solares hasta ahora.

Esperemos que la cosa siga.